Cómo aprender a tocar piano o teclado

Actualmente disponemos de diversos medios para aprender a tocar piano o teclado. En este artículo me centraré en las tres formas que considero que existen para aprender a tocar. Por un lado hablaremos de la forma más rápida y económica para aprender a tocar, ésta será por nuestra cuenta, utilizando todo el material del que disponemos en internet, cursos y libros. Luego hablaremos de las escuelas de música que le dan un enfoque más moderno a la enseñanza. Y por último hablaremos del conservatorio, el más clásico de todos.

Aprende a tocar piano o teclado.

Autodidacta

Como decíamos antes, es la forma más rápida y económica de aprender. Rápida me refiero a que no tendremos que desplazarnos a ninguna escuela en ningún caso, y económica por la escasa inversión de dinero que tendremos que hacer.

En Internet existen multitud de tutoriales que pueden enseñarnos a dar nuestros primeros pasos entre las teclas. Unos enseñaran mejor o peor que otros, pero tan solo tenemos que realizar una búsqueda en YouTube para aprender a tocar nuestra canción favorita, realizar alguna lección sobre acordes o simplemente enterarnos qué estamos tocando. A parte de YouTube, que quizás sea el más utilizado, existen numerosas páginas en internet para aprender teoría musical, acordes o temas básicos. Pero a veces no llegan a ser tan didácticos como un vídeo.

También podemos encontrar cursos gratuitos en Coursera o incluso cursos de pago en otros portales. Estos vídeos estarán enfocados para aprender nuestras primeras lecciones en un piano o teclado. Por último, no podríamos olvidarnos del Rocksmith de los teclados: Synthesia. Un software para PC donde podemos conectar nuestro piano o teclado por USB y tocar nuestras canciones favoritas de una forma amena y divertida.

Otra forma de aprender por nuestra cuenta, se basa en utilizar los sistemas de aprendizaje que vienen incluidos en los actuales teclados electrónicos del mercado. Normalmente seleccionaremos un tema y el teclado nos dividirá el tema en pequeñas partes, indicándonos la nota y tecla que tenemos que tocar. El sistema del teclado nos corregirá, dejándonos avanzar o no en función de cómo toquemos cada parte del tema. Estos sistemas son los que utilizan Casio y Yamaha en la mayoría de sus teclados básicos y avanzados.

Ahora bien, si nos ponemos serios, puedo decir que el acceso a toda esta información de forma gratuita e instantánea está genial. Ya le hubiera gustado a Mozart o a Beethoven, disponer al menos con la mitad de la información con la que nosotros contamos ahora cuando empezaron. Pero esto como todo, tiene un problema. Normalmente aprenderemos a tocar nuestras canciones favoritas de tal forma que suenen bien, pero pasaremos por alto la técnica de las manos, los acordes, la partitura e incluso cogeremos vicios muy difíciles de dejar.

Y no es que haga falta aprender diez años de teoría musical en un conservatorio para tocar algo decente, pero si deberemos tener unas bases y unos principios como puede ser saber leer una partitura, aprender unos acordes básicos…o lo más importante: poner bien las manos a la hora de tocar. Por ello es más que recomendable que tengamos un supervisor o instructor cuando comencemos nuestra práctica. Así evitaremos adquirir vicios indeseables o ignorar qué es lo que estamos tocando.

Es importante saber también cuál es nuestro objetivo. Si hemos comprado un piano o un teclado que dejamos de adorno en una habitación y que tocamos algún tema cuando nos apetece, pues quizás tengamos más que suficiente con toda la información que podamos adquirir en Internet. Pero si pretendemos tener una base, tocar correctamente y poder llegar a interpretar algún tema medianamente complejo (sin necesidad de ser un gran músico), pues deberíamos acudir cuanto antes a una escuela de música o conservatorio.

Escuela de música

Si lo tuviéramos que definir de alguna manera, podríamos decir que es la mejor alternativa al conservatorio. Existen multitud de escuelas de música repartidas en cada ciudad, cada una de ellas está especialidad a en un estilo (clásico, jazz, pop, rock) o en varios tipos de instrumentos. Algunas imparten enseñanzas oficiales de grado elemental, y otras imparten sus propios métodos de enseñanza. Más eficaces que incluso los del conservatorio, dependiendo de dónde se parta y a dónde se quiera llegar.

Una escuela de música siempre facilita las necesidades personalizadas del alumno en la medida que sea posible. Pues la enseñanza será más personalizada, seleccionando los estilos que queramos aprender, aspectos que quedamos desarrollar o simplemente eligiendo las obras que deseemos aprender a tocar. Por tanto es el sitio ideal para aprender a tocar nuestro instrumento si la música para nosotros es un hobby como otro cualquiera. Y con esto no quiere decir que una escuela de música limite nuestros conocimientos o nunca podamos tocar como un profesional, si no que el camino del aprendizaje será más dinámico, personalizado y ameno. Pero debemos saber que cada escuela es un mundo, y cada una tendrá su forma de enseñar, su estilo, sus profesores, etc. Por lo que si una escuela no nos convenciera o tuviéramos la sensación de no seguir aprendiendo, deberíamos acudir a otras. Pues al no seguir un programa de estudios oficiales como en el conservatorio, cada escuela puede tener un sistema propio que pueda satisfacer unos requisitos en función de las necesidades de cada uno.

Las escuelas de música enseñan en todo tipo de instrumentos de teclas como el piano, el teclado o el órgano. Aunque dependiendo del estilo o enfoque de la escuela, podemos acudir a escuelas que enseñan con pianos acústicos con sistemas parecidos al de un conservatorio. Pero también podemos encontrar otras escuelas que enseñan con sistemas propios más modernos con teclados electrónicos, pianos digitales u órganos electrónicos.

Es muy importante que el instrumento que toquemos en la escuela, se asemeje lo máximo posible al instrumento que tengamos en casa. Como comprenderéis no tiene sentido practicar en la escuela con un piano acústico de 88 teclas, y en casa practicar con un teclado electrónico de 61 teclas o viceversa.

Conservatorio

El lugar más clásico y por excelencia donde aprender música. Pues imparten enseñanzas reconocidas oficialmente por el estado y es el único sitio donde adquirir una titulación oficial. Existen hasta tres títulos que validarán nuestro conocimiento: Enseñanzas Elementales, Enseñanzas Profesionales y Enseñanzas Artísticas Superiores, que es equivalente a adquirir un Grado Artístico en Música (equivalente a la titulación obtenida con los grados universitarios). Para acceder a las Enseñanzas Elementales no hace falta tener un nivel, se parte desde el comienzo. Sin embargo, muchas escuelas limitan el acceso a las enseñanzas elementales con una edad máxima, dirigidos a niños que comienzan éstas a una temprana edad. Pero podemos optar por otra vía y acceder directamente e las Enseñanzas Profesionales realizando una prueba, que muchas escuelas de música podrán ayudarnos a prepararla.

Pero si algo caracteriza al conservatorio de música es que se dirige a quienes se quieren dedicar profesionalmente al mundo musical. Ya que un conservatorio requerirá varias horas de estudio y práctica continuada que otras personas no podrían invertir de no dedicarse a ello. El sistema que sigue el conservatorio será definido por la escuela, que este deberá cumplir el programa oficial de la comunidad que lo regule. Por lo que accederemos a una enseñanza reglada y por lo tanto no personalizada. Lo que quiere decir que tendremos que pasar por todos los puntos del programa, estudiando temas o interpretando obras que nos puedan gustar o no, porque están incluidas en el programa y hay que estudiarlo (al igual que en cualquier carrera universitaria).

Cabe destacar que en el conservatorio solo enseñan piano, pues al tratarse de enseñanzas clásicas y regladas, el teclado electrónico nunca se ha enseñado como tal. Normalmente los conservatorios cuentan con pianos de cola o de pared, por lo que sería más que recomendable contar en casa con uno de ellos para poder practicar.

Entonces, ¿Escuela de música o conservatorio?

Una pregunta compleja con una sencilla respuesta. Si realmente nos queremos dedicar profesionalmente al mundo de la música, deberíais haber ido al conservatorio ayer. Pero si la música para nosotros es una de nuestras aficiones como puede ser leer, hacer deporte u otras actividades, la solución es: escuela de música.

Y hay quien pueda pensar que en una escuela de música no se pueda aprender a tocar bien o que solo los grandes músicos aprenden en un conservatorio. Esto es totalmente falso, pues en ambas situaciones dependerá del interés, motivación y empeño que ponga la persona en aprender. Y tanto en las escuelas de música como en los conservatorios se aprende a tocar. La diferencia es que una requiere más empeño y horas de estudio y práctica (como cualquier otra profesión), y la otra se lleva de una forma más personalizada.

Comments (1)
  1. Fito 23 febrero, 2018

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *